Signos y Síntomas

El estrés a largo plazo o crónico presenta un problema. Las sustancias que libera nuestro organismo durante el estrés se acumulan en la sangre y, con el tiempo, pueden causar serios problemas de salud. El estrés no afecta a todo mundo de la misma manera pudiendo tener diferentes combinaciones de los siguientes síntomas:

  • Opresión en el pecho.
  • Hormigueo o mariposas en el estómago.
  • Sudor en las palmas de las manos.
  • Palpitaciones.
  • Dificultad para tragar o para respirar.
  • Respiración rápida.
  • Sequedad en la boca.
  • Temblor, sudoración corporal.
  • Manos y pies fríos.
  • Tensión muscular.
  • Falta o aumento de apetito.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Fatiga.
  • Dificultad para concentrarse
  • Sentirse cansado la mayoría de las veces.
  • Perder los estribos con mayor frecuencia.
  • Cambios de humor frecuentes.
  • Inapetencia sexual.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Quedarse dormido.
  • Pesadillas frecuentes.

Detectamos

Se determinan los niveles de las principales sustancias que se liberan durante el estrés y realizamos los análisis necesarios para comprobar si el estrés está causando desequilibrios, desgaste y deterioro que tienen consecuencias sobre la salud y contribuyen al desarrollo de diversas enfermedades:

  • Cardiacas.
  • Hipertensión.
  • Gastrointestinales.
  • Aterosclerosis.
  • Diabetes.
  • Artritis.
  • Alergias.
  • Asma.
  • Depresión.

Quiero más información

Rellena el siguiente formulario con tus datos y te llamaremos para informarte.

Detalles del servicio

Votos0